Daniel Martin Moore – ‘In the Cool of the Day’

25 01 2011

Lanzamiento: 18 de Enero de 2011
Género: Góspel / Folk
Sello: Sub Pop
Productor: Jim James

El segundo round con la música para Daniel Martin Moore como solista se llama ‘In the Cool of the Day’. Y lo pierde por nocaut.

El álbum pretende ser un disco espiritual, sentido, con mucho de góspel y de folk y de country y alguito de blues. Con canciones sinceras y tradicionales ejecutadas con profundidad por un trovador americano. Lamentablemente, el señor Moore se queda a medio camino en cada una de las cosas que se propone.

El clima que ‘In the Cool of the Day’ quiere crear, con un piano sencillo, líricas religiosas, una voz conmovedora y guitarra compañera no cuaja nunca con el producto final, que tiene valores de producción (por el exceso de ella) deslucidos (está a cargo del frontman de My Morning Jacket, Jim James), una voz que flaquea con una frecuencia desusada en un disco tan revisado y una sensación de planitud que llega a incomodar.

Las once canciones del disco son casi indistinguibles entre sí salvo porque, afortunadamente, en algún momento terminan. Cuatro son de Daniel, el resto es una colección de góspels y canciones tradicionales cristianas.

‘All Ye Tenderhearted’ abre el trabajo con la voz de Moore susurrante y un banjo, proponiendo el clima espiritual del disco. ‘Dark Road’ se acerca al country, pero su aproximación es tibia, más de episodio de ‘The Dukes of Hazzard’ que de música editada por un sello tan importante como Sub Pop. ‘In the Garden’ agita un poco el piano, quiere ser jazzera, pero el temblor es insuficiente. ‘Closer Walk with Thee’ flirtea con el blues… no hay mucho más que decir. El resto de los tracks, salvo el último, ‘Set Things Right’, tal vez el mejor y el primero que nos hace pensar que Moore empieza a hacer un disco competente, son sinceros (pero fallidos) intentos de góspel.

Las buenas intenciones de Daniel, su approach a la canción que busca nostalgia y compromiso con el espíritu, son evidentes, son francas y son conmovedoras, pero no alcanzan a cubrir las necesidades de aquel que quiera acercarse al góspel, al folk o al alt-country. Las buenas intenciones son evidentes y, como bien sabemos, el camino al infierno está pavimentado con ellas. ‘In the Cool of the Day’, si las intenciones son el caso, es la Autobahn al infierno.

4 de 10

Review by Fernando Urralburu

 

El segundo round con la música para Daniel Martin Moore como solista se llama ‘In the Cool of the Day’. Y lo pierde por nocaut.

El álbum pretende ser un disco espiritual, sentido, con mucho de góspel y de folk y de country y alguito de blues. Con canciones sinceras y tradicionales ejecutadas con profundidad por un trovador americano. Lamentablemente, el señor Moore se queda a medio camino en cada una de las cosas que se propone.

El clima que ‘In the Cool of the Day’ quiere crear, con un piano sencillo, líricas religiosas, una voz conmovedora y guitarra compañera no cuaja nunca con el producto final, que tiene valores de producción (por el exceso de ella) deslucidos (está a cargo del frontman de My Morning Jacket, Jim James), una voz que flaquea con una frecuencia desusada en un disco tan revisado y una sensación de planitud que llega a incomodar.

Las once canciones del disco son casi indistinguibles entre sí salvo porque, afortunadamente, en algún momento terminan. Cuatro son de Daniel, el resto es una colección de góspels y canciones tradicionales cristianas.

‘All Ye Tenderhearted’ abre el trabajo con la voz de Moore susurrante y un banjo, proponiendo el clima espiritual del disco. ‘Dark Road’ se acerca al country, pero su aproximación es tibia, más de episodio de ‘The Dukes of Hazzard’ que de música editada por un sello tan importante como Sub Pop. ‘In the Garden’ agita un poco el piano, quiere ser jazzera, pero el temblor es insuficiente. ‘Closer Walk with Thee’ flirtea con el blues… no hay mucho más que decir. El resto de los tracks, salvo el último, ‘Set Things Right’, tal vez el mejor y el primero que nos hace pensar que Moore empieza a hacer un disco competente, son sinceros (pero fallidos) intentos de góspel.

Las buenas intenciones de Daniel, su approach a la canción que busca nostalgia y compromiso con el espíritu, son evidentes, son francas y son conmovedoras, pero no alcanzan a cubrir las necesidades de aquel que quiera acercarse al góspel, al folk o al alt-country. Las buenas intenciones son evidentes y, como bien sabemos, el camino al infierno está pavimentado con ellas. ‘In the Cool of the Day’, si las intenciones son el caso, es la Autobahn al infierno.

4 de 10

Review by Fernando Urralburu

Advertisements

Actions

Information

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s




%d bloggers like this: