Esben and the Witch – ‘Violet Cries’

8 02 2011

Lanzamiento: 31 de Enero de 2011
Género: Gothic Rock
Sello: Matador
Productor: Daniel Copeman

‘Violet Cries’ es un disco difícil de abordar. El debut de este trío de Brighton, producido bajo el sello Matador Records, logra meternos de lleno en la atmósfera oscura y fantasmagórica de lo gótico, con esas pinceladas de sintetizador que siempre le sentaron bien. El problema principal radica en que nos lleva a un lugar en el que no queremos estar.

La fórmula utilizada es siempre la misma: ir de menor a mayor intensidad gradualmente, en un crescendo continuo que casi siempre se queda en el camino y que cuando no lo hace, aprieta el freno demasiado pronto. Estos pocos momentos de catarsis se ven opacados tanto por una producción deficiente como por la ambiciosa cantidad de sonidos y efectos utilizados para crearlos, provocando una bola de ruido en la que se pierden todas las melodías.

Ya desde ‘Argyria’, el primer track, nos encontramos en el tedioso estado de tranquila tensión que no podremos abandonar en ningún momento del disco.
‘Marching Song’, ‘Hexagons IV’ y ‘Chorea’, al ser las más accesibles, son las únicas gotas de digestivo con las que contamos para pasar el álbum. La mayoría del resto de los temas muestran una uniformidad de recursos que hace que se confundan los unos con los otros, manteniéndolos en el anonimato.

La voz de la cantante, que pretende ser etérea pero que parece sonar desde la ducha, no busca destacarse, sino más bien ser tratada como un instrumento más para mantener el clima.

‘Eumenides’, el tema más largo (con poco más de seis minutos), es el mejor momento del disco. Con un buen manejo del clima, nos transporta, desde una brisa compuesta de coros fantasmales y unas cuerdas lacónicas, a una tormenta casi bailable de sintetizadores en la que la cantante finalmente deja escapar su Siouxsie Sioux al grito de “Silver bullets for sinners hearts”.

Difícil de digerir incluso para un paladar acostumbrado a los vicios de un género árido, ‘Violet Cries’ no pierde su idea en ningún momento. Una vez superada la tarea ciclópea de escucharlo de principio a fin, muestra una coherencia que permite justificarlo y apreciar sus méritos, pero no perdonar sus defectos.

4,5 de 10

Review by Alejandro Ganduglia.

Advertisements

Actions

Information

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s




%d bloggers like this: