The Baseball Project – Volume 2: ‘High and Inside’

13 03 2011

Lanzamiento: 01 de Marzo de 2011
Género: Alternative rock
Sello: Yep Roc
Productor: Adam Selzer

Los 90’ siguen más vivos que nunca. Y a pesar de vivir en 2011, es la primera idea que se nos viene a la cabeza escuchando Volume 2: High and Inside de la flamante agrupación The Baseball Project, que tiene entre sus filas a respetados músicos de la escena under del indie americano, entre quienes destaca el guitarrista de R.E.M., Peter Buck.

La segunda placa de esta interesante banda nos trae una colección de agradables canciones de corte indie rock alternativo, que, sin ser demasiado pretenciosas, logran su cometido: hacernos pasar cuarenta y dos minutos de divertidos momentos de rock pop ganchero y melodías pegadizas y fácilmente coreables.

El disco se abre paso con la nostálgica y hitera ‘1976’, con distorsiones muy sutiles y fraseos de guitarra adictivos, con unas voces que inmediatamente nos remiten a R.E.M. o incluso los primeros Pavement; el “always nineteen seventy-six” se graba como un tatuaje en el oído.

‘Panda and The Freak’ ofrece un punk rock seguro de sí mismo que merodea entre los Ramones mas descontrolados mezclados con unas estructuras medio Nirvanescas; pegadiza, potente, pop, lo tiene todo para enganchar.

A los temas antes mencionados seguirán otros interesantes momentos de revival alternativo, como la simpática ‘Fair Weather Fans’, un tema con colores de Weezer lleno de buenas vibras ideal para escuchar en un descapotable llegando a la playa; la soberbia ‘Don’t Call Them Twinkies’, un tema poderoso y sobrio al mismo tiempo, con un inicio de guitarras demoledor que incluye distorsiones y wah, y unas estrofas que valen la pena tararear por su enorme poder melódico y de disuasión hasta la llegada del estribillo, el clímax que eleva a la canción casi al status de himno; si hubiese aparecido en los 90’, hoy sería recordada como tal.

La popera ‘Chin Music’ quizá no aporte demasiado al disco; si bien la melodía no deja de tener su gancho y los pianos cabaretescos suenan interesantes, puede resultar ciertamente aburrida en comparación a la seguidilla de buena calidad apreciada hasta el momento.

‘Buckner’s Bolero’ será el momento más aburrido del disco. Un tema demasiado tranquilo, monótono y largo (casi seis minutos de mismo ritmo, misma melodía, misma estructura, y un crescendo que nunca llega a desarrollarse). ‘Tony (Boston’s Chosen Son)’ nos devolverá de una cachetada a la buena orbita de la primer parte del disco en medio de guitarras psicodélicas con influencias de Oasis y unas voces reverberadas con tintes góticos tenebrosos a lo Bauhaus que serán escoltadas por solos y riffs de gran contundencia.

La descaradamente ramonera ‘Ichiro Goes to the Moon’ lleva a que las piernas del oyente cobren vida propia y las ganas de saltar no sean voluntarias; la melodía es perfecta, la emotividad y las guitarras pseudo-disonantes que frasean sobre esos power chords también lo son, y así se conforma todo un hit de dos minutos verdaderamente aplaudible.

Sobre el final del disco, nos encontramos con la rockanrollera y aburrida ‘The Straw That Stirs the Drink’ que peca de la misma monotonía de ‘Chin Music’. La melódica ‘Look Out Mom’, con unas campanillas navideñas y una melodía que a primera escucha puede resultar extraña, pero que gana y mucho cada vez que el oído cata sus variados matices, sobre todo en como la voz se acompaña muy bien de unas simples pero efectivas guitarras apenas distorsionadas y un solo de lo mas torcido y desprolijo, pero extremadamente hipnótico, de esos que solo Kurt Cobain hacia.

Cierran la acústica ‘Pete Rose Way’, que sin ser sorprendente, causa ternura y se le agarra cariño por la sinceridad de su pequeña gran melodía que acompaña durante dos minutos; la popera y poco carismática ‘Twilight of My Career’, que no es más que una variante de otros temas del disco, y la balada acústica e intimista ‘Here Lies Carl Mays’, con unos coros estilo Queen y un ambiente melancólico y de atardecer con sonidos de fondo. Se nota a la legua que el tema busca emocionar y hay que reconocer que lo consigue dándole un broche de oro más que decente al álbum.

Volume 2: High and Inside es un disco de grandes canciones alternativas mezcladas con unas pocas algo menos interesantes, pero que sin dudas merece la pena ser escuchado y disfrutado, para recordar un poco de esa inocencia juvenil perdida que no se olía hace tiempo en un disco de rock, para ser más precisos, desde los años 90’.

7 de 10

Review by Facundo Zocola.

Advertisements

Actions

Information

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s




%d bloggers like this: