Avril Lavigne – ‘Goodbye Lullaby’

22 03 2011

Lanzamiento: 02 de Marzo de 2011
Género: Pop
Sello: RCA
Productor: Butch Walker / Deryck Whibley / Max Martin / Shellback

Estimada Avril,

Te escribo estas escuetas líneas porque estoy cansado. Estoy cansado de tus promesas incumplidas, de tus errores de propuesta y de tus ni tan buenos ni tan malos álbumes.

¿Cuántas copias tenés que vender, Avril, para ofrecernos un disco que nos rompa el coco? Ya llevás cerca de 30 millones. Y eso, en un mundo donde sus habitantes no compran discos, es mucho, dejame decirte.

Además, si te lo digo es porque podés. Porque voz, figura, rostro y hits no te faltan. Y la producción, ni hablar. El que puede producir pop rosa, es generalmente un genio. Y un hijo de puta.

Entonces, ¿por qué no hacer algo por la patria y sacrificar un par de ventas en pos de un mejor producto? No lo sé. Y, realmente, es una picardía.

Lo que me duele es que habías empezado relativamente bien con Let Go, allá por el 2002. Con el pop de chica mala skater que no engañaba a nadie, pero que se aceptaba como producto soft a medio camino entre el resabio del nü metal y los postres de Britney Spears.

Estuviste casi tres años grabando Goodbye Lullaby y casi que me ilusiono con un cambio. Sobre todo, después de arrancar con ‘What The Hell’. Se nota que te gusta La Roux. Después, ‘Push’. Ok, M2M tenía sus momentos.

Y sí, conozco dos temas mejores que el tuyo y que también se llaman ‘Wish You Were Here’, pero tengo que reconocerte que tu incursión en el nombre está buena, también.

Pero después, nada. Bah, si, más de lo mismo. Refritos de tus refritos y el sonido monocorde peligroso de tu pop que funciona a algunos niveles pero que se aburre a sí mismo recauchutando melodías que tratan de engancharme con algo para lo que ya estoy grande.

Decí que todavía estás buena, sino nuestra relación terminaría ya mismo.

Yours truly, angry mob.

5,5 de 10

Review by Facundo Zocola.





Ensemble – ‘Excerpts’

31 01 2011

Lanzamiento: 17 de Enero de 2011
Género: Indie Pop
Sello: FatCat
Productor: Olivier Alary

Para que la música se despoje de su apatía y se entregue exuberante, sofisticada, excéntrica, sublime y romántica, fue necesario que Olivier Alary se juntara con la vocalista Darcy Conroy y el compositor Johannes Malfatt, coronando su tercer trabajo discográfico.

El compositor e intérprete francés detrás de Ensemble, continua explorando el punto de encuentro entre el ruido melódico y el pop desarticulado (propuesta planteada desde el inicio de su carrera musical, en 1998). Pero esta vez, la idea se enfoca en la confusión entre los recuerdos y los conflictos de la imaginación para llenar los espacios dejados por la memoria real.

Como cuando se apagan las luces y está pronta la apertura del telón, ‘Opening’ (pista instrumental que inicia el disco), logra crear la atmósfera necesaria para que su sonido abstracto se funda y contraste con ‘Things I Forget’, un vals plagado de arreglos inusuales donde la voz de Darcy Conroy embellece la melancolía, hasta que se adentra en un espiral que enrosca la exquisita riqueza armónica del clavecín y los arreglos electrónicos entre fragmentos recortados de un diálogo que rememora hechos del pasado.

El álbum continua fusionando sinfonías clásicas con audaces sonidos orquestales de actitud shoegazing (‘Les Saisons Viennent’, ‘En Attendant L´orange’), que nos mantiene expectantes por un cambio de ritmo.
‘November 22nd’ y ‘Mirages’ son el intermedio necesario para asimilar la versatilidad artística que propone Ensemble, que prolonga en ‘Excerpts’, ‘Valses Des Objets Trouvés’, ‘Envies D´avalanches’ y ‘Before Night’.
‘Imprints’ es el mejor ejemplo del producto a la hora de destacar los recursos experimentales de grabación, que incluyen el uso de cintas de cassette y descartan el recurso de software o sampling.

Olivier Alary consigue que el encanto del pop francés traspase las fronteras musicales. Logra que el sonido de Ensemble sea único (‘Things I Forget’ lo es). Cuerdas potentes, teclas rotundas y zumbidos electrónicos dan forma al pop-orquestal-minimalista cantado en inglés y francés, que juega con lo impredecible en cada vuelta melódica de las pistas de ‘Excerpts’.

Este lanzamiento representa la perfección de este artista multifacético (que cautivó a Björk y colaboró con Cat Power y Lou Barlow). Perfección que rige a un mundo paralelo. Su propuesta es bellísima. Tan bella como un recuerdo que acobijamos en un rincón de nuestra memoria, al cual podemos recurrir en determinados momentos para disfrutar y sentirnos vivos. Pero del cual no abusamos para mantener el encanto.

5,5 de 10

Review by Paola Roxana Duré.





The Get Up Kids – ‘There Are Rules’

26 01 2011

Lanzamiento: 25 de Enero de 2011
Genero: Emo / Indie Rock
Sello: Quality Hill
Productor: Ed Rose

Esta banda de los ‘90 regresa con su quinto álbum de estudio en el cual nos informa que el género emo no murió, sino que sólo se fue de viaje.

Basta con escuchar un par de temas de ‘There Are Rules’ para saber que nos vamos a encontrar con melodías similares a los trabajos anteriores de la banda, aunque con un exquisito toque de modernidad (sintetizador, efectos) en cada track.

El primer tema, ‘Tithe’, que simula ser una grabación de mala calidad (bastante terrorífica, vale agregar) hasta que, súbitamente, escuchamos los primeros acordes, pegadizos e impecables. Nos recuerda a Manic Street Preachers, no sólo en la voz, sino en el ritmo. Seguimos con la melodía ‘Regent’s Court’, que contiene toques de The Strokes. ‘Shatter Your Lungs’ nos muestra, por momentos, una parte más electrónica de la banda, algo alejada de sus orígenes musicales. Los temas que siguen son más movidos y no pierden la electricidad del tercer track.

Cuando venimos bien encaminados, nos topamos con ‘Rally Round the Full’, triste y oscura, que nos rememora las letras melancólicas de los ‘90. Retomamos la velocidad con los siguientes temas (‘Better Lie’, ‘Keith Case’, el resto) y es acá cuando entendemos que ese toque de modernidad nos empalagó al punto en que ya es demasiado. Hasta los pequeños agregados de sintetizador se vuelven insoportables y repetitivos. Lo que empezó bien, terminó bastante mal.

Un regreso que fue agradable, aunque por poco tiempo.

5,5 de 10

Review by Juan I Zapata.

 

Lanzamiento: 25 de Enero de 2011                                                                                                                Genero: Emo / Indie Rock

Sello: Quality Hill

Productor: Ed Rose

Esta banda de los ‘90 regresa con su quinto álbum de estudio en el cual nos informa que el género emo no murió, sino que sólo se fue de viaje.

Basta con escuchar un par de temas de ‘There Are Rules’ para saber que nos vamos a encontrar con melodías similares a los trabajos anteriores de la banda, aunque con un exquisito toque de modernidad (sintetizador, efectos) en cada track.

El primer tema, ‘Tithe’, que simula ser una grabación de mala calidad (bastante terrorífica, vale agregar) hasta que, súbitamente, escuchamos los primeros acordes, pegadizos e impecables. Nos recuerda a Manic Street Preachers, no sólo en la voz, sino en el ritmo. Seguimos con la melodía ‘Regent’s Court’, que contiene toques de The Strokes. ‘Shatter Your Lungs’ nos muestra, por momentos, una parte más electrónica de la banda, algo alejada de sus orígenes musicales. Los temas que siguen son más movidos y no pierden la electricidad del tercer track.

Cuando venimos bien encaminados, nos topamos con ‘Rally Round the Full’, triste y oscura, que nos rememora las letras melancólicas de los ‘90. Retomamos la velocidad con los siguientes temas (‘Better Lie’, ‘Keith Case’, el resto) y es acá cuando entendemos que ese toque de modernidad nos empalagó al punto en que ya es demasiado. Hasta los pequeños agregados de sintetizador se vuelven insoportables y repetitivos. Lo que empezó bien, terminó bastante mal.

Un regreso que fue agradable, aunque por poco tiempo.

5,5 de 10

Review by Juan I Zapata.





Robert Pollard – ‘Space City Kicks’

17 01 2011

Lanzamiento: 18 de Enero de 2011
Genero: Alternative Rock
Sello: Guided By Voices Inc.
Productor: Todd Tobias

Guided By Voices es una banda de otro tiempo, de otra escena. De mash-ups caseteros, arcaicas boomboxes, camperas de jean en modo musculosa y éxito cuando MTV era un canal de música. De un ámbito que fue bueno, estrecho, reemplazado y coloreado por los pinceles de monstruos como Sonic Youth y R.E.M.

La música que hace Robert Pollard hoy, se parece mucho más a los segundos (en ‘Blowing Like A Sunspot’ la voz se asemeja peligrosamente a la de Stipe). Pero se parece , más aun, a Guided By Voices.

Con su onceavo álbum (sí, onceavo, de once, de uno más que diez) de los últimos cinco años (sí, cinco, de uno más que cuatro, de seis menos que once) y el décimo sexto de su repertorio personal de estudio, el hombre de Ohio nos vuelve a demostrar lo prolífico que puede ser un artista. Y lo escueto, también.

Las estadísticas son siempre aburridas, a menos que sean impactantes. ‘Space City Kicks’ está compuesto por dieciocho temas, de los cuales el más largo dura 3:37 (siendo, también, el único que supera la barrera de los tres minutos) y nos divierte (o nos desvía) por casi treinta y seis minutos promediando, de esta manera, los dos minutos por canción.

Y sí, con esta data, parece un lanzamiento de punk. Pero no queda mucho punk en la alacena del Sr. Pollard. Aunque algo hay (‘Mr. Fantastic Must Die’). Su manera de componer, escribir y presentar lo asemeja más a los veintidós años que a los cincuenta y tres que tiene. ‘Touch me in the right place / at the right time. / That would be nice‘, repite sin parar en el track quince, demostrando que se puede encontrar genialidad en tres renglones.

‘Space City Kicks’ es una cordillera que aventura, que tiene caídas abruptas y valles empinados. Que por momentos promete, generando vértigo, pero que nunca nos deja una vista panorámica del paisaje para tomar una foto y guardarla como recuerdo. Los picos son ‘Something Strawberry’, ‘Tired Life’ y ‘I Wanna Be Your Man in the Moon’, junto con los ya mencionados ‘Mr. Fantastic Must Die’ y ‘Touch Me in the Right Place at The Right Time’.

Los discos de Robert siguen sin sonar óptimos (aunque este mejora bastante), muchas de sus canciones son malas y no es demasiado inteligente con sus decisiones. Pero ama hacer música y se nota. Con más de 1300 canciones registradas a su nombre en BMI y una carrera por demás prolífica, a este ritmo el sr. Pollard quebrará algunos récords y nos dará dos discos y tres o cuatro temas por año que valgan la pena.

5,5 de 10

Review by Facundo Zocola.








%d bloggers like this: