Starfucker – ‘Reptilians’

22 03 2011

Lanzamiento: 08 de Marzo de 2011
Género: Electronic / Indie pop
Sello: Polyvinyl
Productor: Jacob Portrait

La larga espera termino. A tres años de su primer lanzamiento, Starfucker nos trae su segundo LP. Una acertada descripción podría decir que es un sonido similar, sino idéntico, al de MGMT (siempre tuvo algo de esto, pero ahora es increíble la similitud).

Ritmos alegres, voces difusas y sonidos psicodélicos rodean al álbum en su totalidad. Esto es un punto flojo aunque no por la calidad de sonido, sino por la falta de diversidad que nos trae. No hay nada nuevo.

Cada track nos recuerda a lo que ya escuchamos de nuestros amigos Andrew VanWyngarden y Ben Goldwasser. Por ende, casi ningún tema destaca, salvo ‘Julius’ (single y mejorcito del producto) y algunas partes de otros tracks (‘Reptilians’ o ‘Death as a Fetish’).

No hay más que eso. Nos preguntamos que habrán querido hacer los STRFKR. Porque, como ya dijimos, Reptilians no nos deja absolutamente nada. Las pistas pasan como agua, sin darnos cuenta de que realmente hay algo sonando. Y esto nos entristece, más aun sabiendo que su anterior trabajo era realmente bueno: adictivo, nos llevaba a un ritmo marcado, un bajo preciso y esos beats eléctricos que marcaban el tempo de sus temas.

Recordamos ‘Biggie Small’ o ‘Rawnald Gregory Erickson the Second’ y se nos cae una lagrima.  Aburrido, repetitivo, el álbum termina por defraudarnos. Aunque, probablemente, a algún fanático de MGMT le agrade tal sonido.

5 de 10

Review by Juan I Zapata.

Advertisements




Mirrors – ‘Lights and Offerings’

10 03 2011

Lanzamiento: 28 de Febrero de 2011
Género: Electronic
Sello: Skint Records
Productor: Mirrors

Lights And Offerings es un álbum minimalista, eléctrico y frío. A esto se le agrega una voz que por momentos nos recuerda a Harry McVeigh (White Lies).

Y si buscamos con más profundidad, su sonido triste pero apasionado nos recuerda a bandas como Hurts o Joy Division con una inyección increíble de sintetizador y frialdad (Kraftwerk, New Order y OMD). Toda esta mezcla hace a este cuarteto de Brighton una banda completa, competente y bonita.

El álbum, entonces, nos muestra dos caras: tanto la fría y tristona, como la alegre y apasionada. Todo en diez tracks que, si fueran mas, serian repetitivos.

La mayoría de los temas destacan en su modo, son sencillos y disfrutables a la escucha. Sin embargo, como sucede muchas veces, se quedan cortos con la originalidad. Tanto Mirrors, como el álbum es (como ya dijimos) una grande, grandísima combinación de sonidos y bandas ya conocidos.

Lo bueno es como llevan esto, como encaran los temas, a pesar de no ser tan originales. La banda funciona muy bien a pesar de sus dos añitos de vida y el álbum es muy recomendable para aquella gente que le guste lo conocido pero novedoso.

7,5 de 10

Review by Juan I Zapata.





Toro Y Moi – ‘Underneath the Pine’

1 03 2011

Lanzamiento: 21 de Febrero de 2011
Género: Electronic
Sello: Carpark Records
Productor: Toro Y Moi

Si cuando la escena musical sorprendió con el chillwave pensaste: “me prendo de esta movida y le paso el trapo al abuelo, que se jacta de haber sido un precursor con el hippismo” y te aferraste a Toro Y Moi como banda de culto, tenemos que advertirte que te equivocaste de artista.

Y lo descubrimos después de escuchar su nuevo trabajo, ‘Underneath the Pine’, que en lugar de ser montado en un ordenador portátil, como hizo para su primer LP y caracteriza la nueva ráfaga musical, está construido en base a instrumentación en vivo, plagado de órganos, pianos, bajos y percusiones.

Pero no hay que entrar en pánico. La nueva propuesta es buena: once canciones que navegan entre el chillwave, el pop ochentoso, el funk y el chillout, y se sumergen en olas plagadas de sintetizadores, ecos y reverberaciones.

Un nuevo disco, una nueva propuesta, un artista que bien hace en reinventarse para no ser etiquetado en un género y permitirse experimentar.

La búsqueda de la individualidad de Bundick Chazwick resulta en un producto que se caracteriza por el sonido futurista. Pero lo que debemos destacar es esa cuota de humanidad que se siente durante los treinta y nueve minutos que dura y convierte a este en un disco muy accesible y agradable.

Seamos pioneros y sigamos el ritmo que nos marcan ‘New Beat’, ‘Still Sound’ y ‘Elise’.
Seamos superados y enamorémonos con la lírica de ‘Got Blinded’ y ‘How I Know’.
Seamos progresivos y aceptemos que lo experimental tiene mucho por ofrecer aun, como en ‘Intro Chi Chi’ y ‘Good Hold’.
Seamos precursores y cortemos etiquetas para liberar la música.

7,5 de 10

Review by Paola Roxana Duré.





Julianna Barwick – ‘The Magic Place’

1 03 2011

Lanzamiento: 22 de Febrero de 2011
Género: Electronic / Ambient
Sello: Asthmatic Kitty
Productor: Paul Gold

Un bosque, un lago, un animalito que nos mira de reojo, un coro angelical que transmite paz… mucha paz. ¿Dónde estamos?  Fuimos transportados a ‘The Magic Place’, un rinconcito que Julianna Barwick nos ofrece para el relax.

‘The Magic Place’ se construye en base a un piano y a la suave voz de Barwick. Nos sumergimos en este universo de relajación absoluta con ‘Envelop’, que suena casi a capella, entonando un himno cósmico. El corte, ‘The  Magic Place’, es simple, personal  y parece un susurro digno de una sirena que ruega ser encontrada.

Continuamos nuestro spa musical: aparece ‘Bob in Your Gait’ como un eco lejano, muy lejano, tanto que lo creemos proveniente de la montaña más alta. ‘Prizewinning’ nace del silencio y va creciendo en voz y contenido hasta que transcurren cuatro minutos desde el comienzo de la canción y decide hacernos viajar en un safari, con un tambor que nos guía hacia las profundidades de África (sí, Barwick nos quiere hacer recorrer el mundo dentro de su paz). Terminamos el tour con ‘Flown’, que cierra sin sobresaltos, con un solo de piano agradable y muy constante (como todo el disco).

‘The Magic Place’ podría convertirse tranquilamente en la música de fondo de una clase de yoga, de una sesión de masajes, de un restaurant a lo “new age” o de cualquier actividad que implique cierta presencia espiritual.

Son nueve temas tranquilos, sin contrastes y sin exuberancias. No busca resaltar, Julianna es transparente, franca (un tanto repetitiva) y, dentro de las limitaciones del género, logra un buen producto para tener en cuenta cuando necesitamos un momento para poner la mente en blanco y no pensar más que en pajaritos que nos cantan maravillas al oído.

7 de 10

Review by Melisa Blanca Tassano.





Caroline – ‘Verdugo Hills’

1 02 2011

Lanzamiento: 25 de Enero de 2011
Género: Electronic / Pop
Sello: Temporary Residence Limited
Productor: Caroline / Andreas Bjørck

No es sencillo, en una primera escucha, aceptar la nueva propuesta de Caroline Lufkin. No es sencillo porque, a pesar de haber transcurrido cinco años desde su primer lanzamiento, ‘Murmurs’ la definía como una promesa del pop-melódico-electrónico japonés.

Luego recordamos que esta bonita muchacha decidió no vivir bajo la sombra de su hermana Olivia y rechazó un contrato discográfico (que le ofrecía el camino más seguro hacia la fama) para ser libre de elegir el estilo y poder escribir, grabar e interpretar sus propias canciones. Agudizamos el oído y nos relajamos para escuchar con mayor detenimiento y profundidad ‘Verdugo Hills’.

La voz de Caroline sigue siendo tan dulce como hace cinco años. Y un poco más también. La madurez se nota cuando intenta emplearla como un instrumento, tarea que logra sin demostrar esfuerzo. Un susurro tenue nace desde la profundidad de sus emociones hasta llegar a un tono casi infantil, que deleita a quien la escucha.
La instrumentación que la acompaña es minimalista. Pero no por eso escasa o incapaz de engalanar cada canción.

‘Swimmer’ y ‘Words Flutter’ son los temas que se destacan en esta nueva propuesta musical, los que mejor definen el concepto del disco. Pero para que no intentemos etiquetar a Caroline como la nueva promesa del pop-minimalista, ‘Verdugo Hills’ se despide con ‘Snow’ y ‘Gone’, dos canciones que nos recuerdan que la pequeña de las Lufkin puede seguir cautivándonos con el pop tradicional.

Los años no pasan en vano y Caroline nos demuestra que las decisiones que ha tomado en el pasado no fueron un acto de rebeldía. Desde ‘Murmurs’ hasta ‘Verdugo Hills’ hay una gran maduración. Maduración que también consiguió trabajando junto a Mice Parade.

‘Verdugo Hills’ es la selección de diez canciones capaces de dilatar el tiempo y se convierte en una nueva opción para cuando respirar profundo y contar hasta diez no son suficientes en la búsqueda del equilibrio. Bien que nos hace.

7,5 de 10

Review by Paola Roxana Duré.

 

No es sencillo, en una primera escucha, aceptar la nueva propuesta de Caroline Lufkin. No es sencillo porque, a pesar de haber transcurrido cinco años desde su primer lanzamiento, ‘Murmurs’ la definía como una promesa del pop-melódico-electrónico japonés.

 

Luego recordamos que esta bonita muchacha decidió no vivir bajo la sombra de su hermana Olivia y rechazó un contrato discográfico (que le ofrecía el camino más seguro hacia la fama) para ser libre de elegir el estilo y poder escribir, grabar e interpretar sus propias canciones. Agudizamos el oído y nos relajamos para escuchar con mayor detenimiento y profundidad ‘Verdugo Hills’.

 

La voz de Caroline sigue siendo tan dulce como hace cinco años. Y un poco más también. La madurez se nota cuando intenta emplearla como un instrumento, tarea que logra sin demostrar esfuerzo. Un susurro tenue nace desde la profundidad de sus emociones hasta llegar a un tono casi infantil, que deleita a quien la escucha.

La instrumentación que la acompaña es minimalista. Pero no por eso escasa o incapaz de engalanar cada canción.

 

‘Swimmer’ y ‘Words Flutter’ son los temas que se destacan en esta nueva propuesta musical, los que mejor definen el concepto del disco. Pero para que no intentemos etiquetar a Caroline como la nueva promesa del pop-minimalista, ‘Verdugo Hills’ se despide con ‘Snow’ y ‘Gone’, dos canciones que nos recuerdan que la pequeña de las Lufkin puede seguir cautivándonos con el pop tradicional.

 

Los años no pasan en vano y Caroline nos demuestra que las decisiones que ha tomado en el pasado no fueron un acto de rebeldía. Desde ‘Murmurs’ hasta ‘Verdugo Hills’ hay una gran maduración. Maduración que también consiguió trabajando junto a Mice Parade.

 

‘Verdugo Hills’ es la selección de diez canciones capaces de dilatar el tiempo y se convierte en una nueva opción para cuando respirar profundo y contar hasta diez no es suficiente para encontrar el equilibrio. Bien que nos hace.

 

7,5 de 10

 

Review by Paola Roxana Duré.





Fujiya & Miyagi – ‘Ventriloquizzing’

27 01 2011

Lanzamiento: 17 de Enero de 2011.
Género: Electronic / Indie Pop
Sello: Full Time Hobby
Productor: Fujiya & Miyagi / Thom Monahan

Fujiya record players. Ampersand. Mr. Kesuke Miyagi. Y un baterista que bien podría alargar el nombre de la banda.

¿Eso es todo acerca de los creadores de ‘Ventriloquizzing’?

No. También hay una banda que no para de reinventarse, de reírse de sí mismos y de componer música que nunca va a sonar en estadios pero que sí hará delicias de los bares chill-out teñidos de esnobismo y una cantidad de temas que repiten sus letras (sin, por eso, perder intelecto) y que están bien.

La nueva incursión de los creadores de ‘Knickerbocker’ es un álbum simple, agradable, digerible, distinto e igual. Tiene, sí, un bajo perfecto, una voz monocorde que puntea siempre sobre la nota indicada, letras pegadizas y melodías no tanto. Complejo pero no difícil, resulta adecuado solo para ciertas ocasiones.

El tema homónimo del disco abre con carisma y deja hambre, que será rápidamente saciada por los dos mejores tracks de este lanzamiento: ‘Sixteen Shades of Black & Blue’ y ‘Cat Got Your Tongue’. El primero, a medio camino entre Beck y Adam Green, endulza el momento y nos despega la atención de la frente. El segundo es un chiste magistralmente ejecutado donde la soberbia y el descaro dicen presente.

Los demás muñecos parlantes que nos presentan Fujiya & Miyagi (y el baterista) ocupan esos momentos donde nuestra atención se focaliza totalmente en la persona con la que charlamos y el sonido pasa a ser “de fondo”. De este repertorio, ‘Pills’ y ‘OK’ conforman lo mejor que tienen para ofrecer hasta el cierre con ‘Universe’, un ensayo sobre como experimentar dentro de lo experimental.

‘Ventriloquizzing’ suena más a LCD Soundsystem que a un intento de krautrock revival. El cuarteto de Brighton se aleja apenas, con su cuarta presentación de estudio, del sonido que los marcó a fuego en una industria que cambiaba su manera de ver y entender las cosas.

Habiendo sido formalmente halagados por reyes de la crítica online, cuando la crítica online comenzaba a ser la forma más importante de difusión, Fujiya & Miyagi (y el baterista) se toman unas vacaciones. Pero cerquita de casa.

6 de 10

Review by Facundo Zocola.





Braids – ‘Native Speaker’

12 01 2011

Lanzamiento: 18 de Enero de 2011
Género: Indie Pop / Electronic
Sello: Kanine

Embarcados con la bandera alta, flameante, del indie-pop (como es habitual hoy en día) este cuarteto canadiense nos ofrece su primer LP, ‘Native Speaker‘.

El corte, ‘Lemonade’, si bien tuvo buena repercusión, con sus innegables intenciones de dar comienzo a un disco atmosférico, peca de lánguido, en un loop de casi siete minutos (por no decir de cuarenta, la duración total del disco).

Native Speaker‘, sin embargo, tiene puntos rescatables. En particular las voces, a cargo principalmente de Raphaelle Standell-Preston (también en guitarra), con tintes que recuerdan a Annabella Lwin (Bow Wow Wow), quien parece ser el centro de gravedad de la banda.

Es justamente en esa armonía cuando encontramos bocanadas momentáneas y agradables para el paladar. Luego caemos en algo insoportable, no por la mala calidad, sino por el abuso de una fórmula que no da resultado.

Son ‘Glass Deers’ o ‘Same Mum’ quizás los momentos más gratos, pero no podemos encontrar un track sólido.

La sensación general es la misma que la que deja “Náufrago”, película protagonizada por Tom Hanks: si durara la mitad, sería un peliculón.

Más allá de esto, es un producto interesante (pero no necesariamente bueno) y, aunque peque de ambicioso, no está de más prestar atención al futuro de esta agrupación (eso sí, tengan cuidado con el “repeat all”, el disco podría reproducirse nuevamente).

4,5 de 10

Review by Agustín Olaizola.








%d bloggers like this: