Noah And The Whale – ‘Last Night on Earth’

17 03 2011

Lanzamiento: 07 de Marzo de 2011
Género: Indie folk
Sello: Mercury Records
Productor: Charlie Fink / Jason Lader

Lanzamientos como Last Night on Earth son necesarios. Tal vez no los mejores pero, sin duda alguna, necesarios.

Un disco que suena fresco, con melodías sencillas que con toques especiales se vuelven adorables, letras que cuentan historias entretenidas y la rematan con estribillos pegadizos que a la primera escucha nos hacen cantar como si conociéramos los temas de antemano.

Desde ‘Life Is Life’, la mejor manera de empezar un disco cargándolo con ritmo, hasta ‘Old Joy’, la mejor manera de terminarlo relajando los ánimos, lo único que desencaja es el instrumental ‘Paradise Stars’, que no deja de ser una linda propuesta aunque provoca un corte desubicado al tiempo que marcan las canciones melódicamente.

Para que el folk-pop no resulte insípido, a la distendida voz de Charlie Fink se le suman sintetizadores que embellecen las canciones, coros góspel que estremecen y violines que renuevan la propuesta, y libran a este de ser un disco que, bien podría decirse, robó lo mejor de clásicos de Tom Petty, Lou Reed y Ryan Adams para lograr alcanzar el éxito. Pero qué más da si suena a clásicos si lo hace de maravillas con una propuesta que vale la pena escuchar.

Esto es lo que nos ofrece Noah And The Whale con su tercer LP, la mejor compañía si tenemos que salir temprano a la mañana para empezar la jornada, la mejor excusa si queremos ir caminando por la calle irradiando tranquilidad entre tanto ajetreo. Diez canciones que en media hora y un plus nos recargan el espíritu.

Last Night On Earth merece que le dediques tiempo para escucharlo y disfrutes de su entretenida propuesta, antes  que se te venga la noche encima.

8 de 10

Review by Paola Roxana Duré.

Advertisements




The Low Anthem – ‘Smart Flesh’

4 03 2011

Lanzamiento: 22 de Febrero de 2011
Género: Indie folk
Sello: Nonesuch Records
Productor: Mike Mogis

Invierno. Botas altas. Camperas felpudas. Barbas largas. Fábrica de pastas abandonada. Un refugio en el noreste estadounidense. Miles de cajas de pizza. Más botellas de Jim Beam. Algunas de vino.

Todo eso y una parva de instrumentos, que comprende desde armónicas hasta cajas, pasando por saxos, pianos, guitarras, acordeones y flautas, conforman el folk gris que The Low Anthem ejecuta en ‘Smart Flesh’.

La percusión está invitada, pero se hace la linda. Algunas veces permanece, pero pasiva (‘Apothecary Love’) y otras, solo parece descollar ella (‘Boeing 737’).

Los chicos de Rhode Island cantan bien y hacen canciones. Tristes, incoloras, quietas, pero canciones. Para tiempos fríos, con melodías agradables, pero no calientan.

La producción, de la mano de Mike Mogis (Julian Casablancas, Bright Eyes, Pete Yorn, Lightspeed Champion) no da lugar al error y cuando el producto enaltece su ritmo y sonido (‘Hey, All You Hippies!’) nos deja un sabor dulce.

‘Smart Flesh’ es bien folk, es bien norteño, es bien frío y un poco amargo. Y está hecho por músicos de gran calibre.

6 de 10

Review by Facundo Zocola.





The Decemberists – ‘The King Is Dead’

14 01 2011

Lanzamiento: 18 de Enero de 2011
Genero: Indie Folk
Sello: Capitol Records
Productor: Tucker Martine

Resulta extremadamente difícil escuchar el nuevo lanzamiento de The Decemberists sin pensar, siquiera dos o tres veces, en ‘The Hazards of Love’ (2009). Y no justamente por sus similitudes, que son bien escasas. La anterior presentación de la banda de Portland, que estaba más cerca de la ópera-rock que de la mesura, cosechó críticas dispares y demostró un dejo de soberbia en una banda que nunca fue grande. Poco conservadurismo y un longshot, si el acierto era la meta.

Esta vez, pareciera que Meloy dijo: “Bueno muchachos, si nos gusta R.E.M., hagamos algo que esté realmente bueno”. Y bajo esta simple premisa se internaron en un galpón de una finca de Oregon durante un mes y medio.

El resultado es ‘The King Is Dead’, un álbum que tiene algunas canciones interesantes, otras brillantes y tres hits (‘Rox in the Box’, ‘Down by the Water’ y ‘This Is Why We Fight’). Con mucho condimento country, imponiendo la voz de Meloy como estandarte de manera excluyente, se nota que les sale mucho mejor hacer canciones simples que grandes obras. Y de eso se trata el disco: de navegar un mar cambiante, alegre, con letras profundas en aguas quietas que vamos a estar tarareando antes de escucharlo tres veces.

Here we come / to the turning of the season’ son las primeras palabras de ‘Don’t Carry It All’, el track con el que comienza el álbum, casi reforzando intencionalmente la idea anterior. Es, además, uno de tres temas que cuenta con la notoria presencia de Peter Buck, casi devolviendo las flores.

‘The King is Dead’ es muy norteamericano y eso se trasluce en canciones como ‘Calamity Song’ o ‘January Hymn’. Y está bien. El espíritu western despierta emociones y repite conceptos vigentes. ‘Down by the Water’ es el primer corte y el más rockero de los tracks, con unos coros preciosos de una leyenda del folk como Gillian Welch y esa melodía incesante que nos va a hacer levantar un poquito de polvo bajo nuestras movedizas puntas de los pies.

Menos es más. The Decemberists parecen haber entendido esta fórmula con ‘The King Is Dead’, que representa el mejor lanzamiento de la industria desde ‘The Suburbs’ y el primer gran disco de un 2011 que promete mucho.

8,5 de 10

Review by Facundo Zocola.








%d bloggers like this: