The Chapman Family – ‘Burn Your Town’

18 03 2011

Lanzamiento: 07 de Marzo de 2011
Género: Post-punk
Sello: PIAS Recordings
Productor: Richard Jackson

Después de cuatro años en el horno y varios singles a modo de adelanto, finalmente salió el disco de The Chapman Family. La propuesta es sombría, como la mayoría de sus compañeros de género, pero esto no opaca la fuerza y el talento que los miembros de la banda irradian.

Con un trabajo de producción importante, nos presentan un poco más de 40 minutos de vacíos, melancolías y odios post-punk, de los cuales (siguiendo con la metáfora de la familia) probablemente los padres sean Joy Division o Bauhaus.

En líneas generales, el track-list es muy acertado para lo que los Chapman proponen. El recorrido nos lleva con altas anímicas como ‘Anxiety’ o ‘Sounds of the Radio’ y bajas como ‘1000 Lies’ o ‘She Didn’t Know’, pero flaquea en temas como ‘Kids’ o ‘All Fall’, que si bien son correctos cuando se los aísla, no condicen con el resto del álbum.

Phil Chapman, el hombre detrás de la bateria, es la joya de Burn Your Town. Si tocara track por track sin sus compañeros, el resultado nos transmitiría una sensación bastante cercana a la que nos produce el conjunto. Generalmente, se limita a acompañar con patterns simples (o no tanto), los cuales siempre son acertados. Pero en cuanto toma algo de protagonismo se puede apreciar que es, sin duda, un talentoso. Dos de sus trabajos más interesantes son la mencionada ‘1000 Lies’ y ‘A Million Dollars’.

Este cuarteto de Stockton-on-Tees tiene mucho para dar. Esperemos que no tarden otros cuatro años para ofrecernos otra probada de lo que son capaces de hacer.

7 de 10

Review by Federico Milstein.





Live Review – 22/01/2011 – MGMT en Mar del Plata

25 01 2011

FACUNDO ZOCOLA

Dos meses de difusión gratuita. El primer gran evento del año. Un setting especial. Gente desbordada de emoción. Helicópteros molestos. Ocaso indicado. Las olas y el viento.

MGMT presentó en Mar del Plata dos grandes discos de estudio en la tardecita de un día agitado, que brindó mucho sol, fernets de heladeritas, previa a cargo de Babasónicos y mucha, mucha gente.

El show fue justo. Justo con ellos y justo con el público. Con diecinueve temas en su repertorio y varios clásicos que todos conocemos, resultaba difícil encontrarse con algo que no fuera lo esperado. Afortunadamente, no hubo sorpresa ni desilusión.

Es notoria la diferencia entre la performance de temas de ‘Oracular Spectacular’, que parecen versionados (excepto ‘Kids’) y los de ‘Congratulations’, que reproducen lo que suena en el álbum.

Sin ser mezquinos con las expectativas, comenzaron con ‘Time to Pretend’, ‘Song for Dan Treacy’, ‘Weekend Wars’ y el precioso ‘I Found a Whistle’. Después de un rato, la apuesta real de MGMT fue ‘Siberian Breaks’, con soberbia reproducción, pero que falló como propuesta para un público que solo quería bailar. Pero ya venía ‘Kids’. Y si alguno se estaba yendo de playa aburrido, seguro se dio media vuelta y volvió hacia la marea cantando y saltando.

Hubo encore, hubo cierre con ‘Congratulations’ y hubo satisfacción.

FERNANDO URRALBURU

Una de las palabras reiteradas en las expectantes horas previas al recital de MGMT fue “fiesta”.

Durante el multitudinario éxodo a Mar del Plata, durante el radiante día de playa, durante el coordinado encuentro con amigos, durante el previo recital de Babasónicos, durante el inquieto esperar en la arena crepuscular frente al escenario vacío.

Fiesta fue la palabra y  fiesta fue la acción. Sin importar pequeños vaivenes en el sonido, sin importar los helicópteros o la fría recepción de cierta parte del público, que tal vez solo quería ‘Time to Pretend’, la palabra fue “fiesta”.

Prolijos, dadivosos, y divertidos, los MGMT se metieron a una multitud en el bolsillo con lo mejor de sus dos discos y un marco perfecto para su propuesta. La música, sólida, entre ‘Time to Pretend’ y ‘Congratulations’, fue protagonista y fue herramienta de lo que se esperaba de ese atardecer: una fiesta.

GONZALO ROLÓN MORINELLI

Es raro y poco usual que un show se desarrolle tal cual uno lo espera. Más raro, aún, si las expectativas se arman en base a la fórmula ‘MGMT + playa’. Pero la banda neoyorquina supo ponerse a nivel y mostrar porqué son una de las bandas elite de la vanguardia musical.

Con un extenso repertorio, que repasó gran parte de sus dos discos y con muchos temas prontos a convertirse en clásicos, la banda no escatimó en ningún momento en tiempo, ni en sonido, ni en carisma. Al momento de salir al escenario, lo hicieron con los tapones de punta, abriendo con ‘Time To Pretend’. La gente, algo tímida todavía, se comenzó a acomodar, muchos sin saber lo que estaba por venir.

En ‘Electric Feel’ se empezó a cocinar el ambiente de fiesta, que tuvo su clímax en ‘Kids’, punto sin retorno que hizo delirar (en algunos casos, literalmente) a la gente, en lo que quedaba de show. Un rato antes, habían dado las primeras estocadas con ‘I Found A Whistle’ y la versión playera de ‘The Youth’.

La banda fundada por la precisión musical de Benjamin Goldwasser y el carisma natural de Andrew VanWyngarden cumplió con todo lo que se le pidió y abrió la agenda argentina de este 2011 dando un show muy difícil de igualar.

4PEOPLEBYCRITICS








%d bloggers like this: