Adele – ’21’

21 03 2011

Lanzamiento: 19 de Enero de 2011
Género: Pop / Soul
Sello: XL
Productor: Rick Rubin / Paul Epworth / Jim Abbiss / Fraser Smith / Ryan Tedder / Dan Wilson

21 es un número crucial.
Y si a eso le sumamos un viaje, tenemos como resultado una maduración musical inobjetable para cualquier detractor del factor tiempo.

Adele, la cantante neo soul del momento, patea el tablero desde el arranque con ‘Rolling in the Deep’ y levanta viruta con Rumour Has It’ cual ‘Les raboteurs de parquet’, aquel que luego morirá negligentemente en las típicas casas peronistas de Chicago.

Lejos de su Londres natal y en contraste a los arreglos en demasía, sumado a su característico despecho inocente con el amor, reflejado en su álbum debut, 19, encuentra en el sur de EE.UU. y de la mano de productores como el multiganador de Grammy, Rick Rubin (Red Hot Chilli Peppers, System Of A Down), Paul Epworth (Bloc Party, Primal Scream) y Ryan Tedder (Whitney Houston, Rihanna) una fuerza auténtica y desafiante, mamando del renombre y la diversidad de estilos (obviamente, entre ‘Chop Suey’ y ‘I Will Always Love You’ no existe solamente un Kevin Costner de por medio).

Crees que te vas a pasar todo el disco moviendo los piecitos dentro de la fusión lograda, con gran atino, del gospel, el blues, la música disco y chispas rockeras, pero llega la desazón al descubrir que se hunde en un pozo melancólico (‘All that I have is on the floor / God only knows what we’re fighting for’ ) a partir de ‘Turning Tables’, que nos recuerda más a su prototipo inicial.

Sin ser tan empalagosa, Adele sigue dándole letra y voz al amor frustrado, enfadado, ausente. Y no por eso deja de sorprender y cautivar con su voz rotunda.

Se destaca con una aceptable version de ‘Lovesong’ (The Cure) y se mete nuevamente en el bolsillo de los norteamericanos y compatriotas con la balada rompecorazones que faltaba (¿o sobraba?, a esta altura) ‘Someone Like You’, ubicándose en el puesto #1 de los charts de Irlanda y Reino Unido.

Más allá de que, al parecer, su destino es exitoso en la linealidad de lo popular, Adele ha demostrado lo valioso que resulta la experiencia, logrando quebrar el mainstream en destellos. Un importante avance en su carrera que seduce, dejándote la sensación de que puede ofrecer muchísimo más dentro de sus capacidades y el largo camino que aún le queda por recorrer.

6,5 de 10

Review by Furor de Antaño.





Chapel Club – ‘Palace’

6 02 2011

Lanzamiento: 31 de Enero de 2011
Género: Indie Rock / Post-punk
Sello: Polydor Records
Productor: Paul Epworth

Este quinteto londinense debuta con ‘Palace’, trabajo de once canciones que tiene la constante misión de ser un álbum de Joy Division o de Echo and the Bunnymen. Esta tarea, que ya abordaron bandas como Interpol, Editors, The National o White Lies, les queda algo holgada durante el transcurso del disco, que es prolijo y regular y, por momentos, sinceramente bueno.

El tono lírico y abandonado y profundo de Lewis Bowman es ineludible, destacable e incluso sorprendente en varios pasajes (‘Surfacing’ es un excelente ejemplo) pero también cae en momentáneas lagunas monocordes durante las pequeñas lomas que Palace incluye.

Las guitarras con reverb y con la insistencia en marcar ciertos ritmos de identidad en las canciones (en ‘In Five Trees’ se lucen) también son competentes y, luego de una pasada general, algo monótonas.

La producción es limpia y el sonido es preciosista (a cargo del premiado Paul Epworth -Florence and the Machine, Adele, Friendly Fires-) y este es un punto altísimo de ‘Palace’: suena redondo y limpio y eso complace.

Luego de estos dos temas, con los que el disco abre (sin contar una intro que no propone demasiado), y que nos sacan una sonrisa sincera, a Chapel Club se le va, de a ratos, ese buen momentum de las manos. Proponen mesurada distorsión (‘White Knight Position’) y arreglos electrónicos que, como el resto de los ítems del álbum, son correctos y, en última instancia, nos dan ganas de escuchar ‘Songs to Learn and Sing’.

No hay que irse muy lejos para eso: ‘All the Eastern Girls’ (tema redondito) tiene la voz de Ian McCulloch en el cuerpo de Bowman. ‘The Shore’ es otro tema que deja en claro las elevadas capacidades del cantante y lo ajustado de la producción y que nos lleva a otros lugares y a otras bandas pero que, sin duda, nos deja entrever que estos chicos (no olvidemos que están debutando poniendo la vara altísima) tienen un norte al que pueden llegar. ‘Palace’ cierra con ‘Paper Thin’, la más singular de las canciones que lo componen y es un buen cierre.

Si bien algo blando, es un debut a escuchar y a analizar y es la promesa de una prolijísima banda de chicos ingleses que quedaron huérfanos de Ian Curtis, Morrissey e Ian McCulloch y no tienen vergüenza en proponer ponerse esos pantalones.

7 de 10

Review by Fernando Urralburu.








%d bloggers like this: