The Chapman Family – ‘Burn Your Town’

18 03 2011

Lanzamiento: 07 de Marzo de 2011
Género: Post-punk
Sello: PIAS Recordings
Productor: Richard Jackson

Después de cuatro años en el horno y varios singles a modo de adelanto, finalmente salió el disco de The Chapman Family. La propuesta es sombría, como la mayoría de sus compañeros de género, pero esto no opaca la fuerza y el talento que los miembros de la banda irradian.

Con un trabajo de producción importante, nos presentan un poco más de 40 minutos de vacíos, melancolías y odios post-punk, de los cuales (siguiendo con la metáfora de la familia) probablemente los padres sean Joy Division o Bauhaus.

En líneas generales, el track-list es muy acertado para lo que los Chapman proponen. El recorrido nos lleva con altas anímicas como ‘Anxiety’ o ‘Sounds of the Radio’ y bajas como ‘1000 Lies’ o ‘She Didn’t Know’, pero flaquea en temas como ‘Kids’ o ‘All Fall’, que si bien son correctos cuando se los aísla, no condicen con el resto del álbum.

Phil Chapman, el hombre detrás de la bateria, es la joya de Burn Your Town. Si tocara track por track sin sus compañeros, el resultado nos transmitiría una sensación bastante cercana a la que nos produce el conjunto. Generalmente, se limita a acompañar con patterns simples (o no tanto), los cuales siempre son acertados. Pero en cuanto toma algo de protagonismo se puede apreciar que es, sin duda, un talentoso. Dos de sus trabajos más interesantes son la mencionada ‘1000 Lies’ y ‘A Million Dollars’.

Este cuarteto de Stockton-on-Tees tiene mucho para dar. Esperemos que no tarden otros cuatro años para ofrecernos otra probada de lo que son capaces de hacer.

7 de 10

Review by Federico Milstein.





Chapel Club – ‘Palace’

6 02 2011

Lanzamiento: 31 de Enero de 2011
Género: Indie Rock / Post-punk
Sello: Polydor Records
Productor: Paul Epworth

Este quinteto londinense debuta con ‘Palace’, trabajo de once canciones que tiene la constante misión de ser un álbum de Joy Division o de Echo and the Bunnymen. Esta tarea, que ya abordaron bandas como Interpol, Editors, The National o White Lies, les queda algo holgada durante el transcurso del disco, que es prolijo y regular y, por momentos, sinceramente bueno.

El tono lírico y abandonado y profundo de Lewis Bowman es ineludible, destacable e incluso sorprendente en varios pasajes (‘Surfacing’ es un excelente ejemplo) pero también cae en momentáneas lagunas monocordes durante las pequeñas lomas que Palace incluye.

Las guitarras con reverb y con la insistencia en marcar ciertos ritmos de identidad en las canciones (en ‘In Five Trees’ se lucen) también son competentes y, luego de una pasada general, algo monótonas.

La producción es limpia y el sonido es preciosista (a cargo del premiado Paul Epworth -Florence and the Machine, Adele, Friendly Fires-) y este es un punto altísimo de ‘Palace’: suena redondo y limpio y eso complace.

Luego de estos dos temas, con los que el disco abre (sin contar una intro que no propone demasiado), y que nos sacan una sonrisa sincera, a Chapel Club se le va, de a ratos, ese buen momentum de las manos. Proponen mesurada distorsión (‘White Knight Position’) y arreglos electrónicos que, como el resto de los ítems del álbum, son correctos y, en última instancia, nos dan ganas de escuchar ‘Songs to Learn and Sing’.

No hay que irse muy lejos para eso: ‘All the Eastern Girls’ (tema redondito) tiene la voz de Ian McCulloch en el cuerpo de Bowman. ‘The Shore’ es otro tema que deja en claro las elevadas capacidades del cantante y lo ajustado de la producción y que nos lleva a otros lugares y a otras bandas pero que, sin duda, nos deja entrever que estos chicos (no olvidemos que están debutando poniendo la vara altísima) tienen un norte al que pueden llegar. ‘Palace’ cierra con ‘Paper Thin’, la más singular de las canciones que lo componen y es un buen cierre.

Si bien algo blando, es un debut a escuchar y a analizar y es la promesa de una prolijísima banda de chicos ingleses que quedaron huérfanos de Ian Curtis, Morrissey e Ian McCulloch y no tienen vergüenza en proponer ponerse esos pantalones.

7 de 10

Review by Fernando Urralburu.





Gang of Four – ‘Content’

3 02 2011

Lanzamiento: 24 de Enero de 2011
Género: Post-Punk
Sello: Grönland / Yep Rock
Productor: Andy Gill

Allá por finales de los ’70, la banda emblema de Leeds sorprendió a todos comprimiendo esa crudeza política de la década con un ritmo fluido y más disco, pateando el enorme tablero del punk inglés, que parecía destinado a caer en el romanticismo, con todos sus pros y sus contras. Treinta y dos años después, la banda liderada por Jon King y Andy Gill se toma revancha luego de que su último trabajo, quince inviernos atrás, pareció marcar el ocaso de su creatividad.

La reinvención está vigente y siempre es necesaria, pero nunca hay que olvidar las raíces. Ésa parece ser la premisa de ‘Content’, que contrasta efectivamente el sonido experimental de sus últimos trabajos con aquella explosión tres partes punk, una parte funk, que alguna vez Kurt Cobain admitió intentar imitar.

Esa dualidad clásico/nuevo está presente incluso en la producción del disco: mientras los temas más estéticamente ligados a su primera etapa (‘I Party All The Time’, ‘Second Life’, ‘You Don’t Have To Be Mad’, ‘Do As I Say’) hacen una uniforme capa de sonido analógico, los tracks más vanguardistas potencian varias capas de una digitalización extrema. Esto es notorio en la apertura del disco, con ‘She Said: You’ve Made A Thing Of Me’, y al mediar casi los 40 minutos de ‘Content’, donde la voz de King se esconde detrás de un vocoder para entonar el speech robótico de ‘It Was Never Gonna Turn Out Too Good’, que Gill remata con un preciso manejo de efectos con tintes de post-rock.

El punto flojo de éste nuevo trabajo de The Gang es, justamente, el contenido. Con una seria crisis de identidad, por momentos las letras parecen remitirse a esa temática político-social anti-establishment y en otros se sumerge en una pasión romántica que antes despreciaban. La falta de un hilo conector entre tantos matices y contrastes llegan a darnos una sensación de desorientación, por momentos absoluta.

No deja de ser un disco más que justo para una banda que supo ver tiempos mejores y que no parece tener intenciones de rendirse.

6,5 de 10

Review by Gonzalo Rolón Morinelli.





Wire – ‘Red Barked Tree’

21 01 2011

Lanzamiento: 11 de Enero de 2011.
Género: Post-punk
Sello: Pink Flag
Productor: Colin Newman

Hace un buen rato que los británicos Wire vienen haciendo de las suyas. Desde sus comienzos allá por 1976, se han establecido como una banda de culto, y su influencia ha sido citada por artistas del calibre de R.E.M, Black Flag y Bloc Party, entre otros.

Si bien ‘Pink Flag’, el primer disco de la banda, tiene un delicioso sabor a punk rock, Wire fue evolucionando rápidamente hacia un sonido mucho más experimental y artie, cargado de sintetizadores y tonos oscuros. Poco más de treinta años después y con once discos en su catálogo, nos traen su doceavo lanzamiento, ‘Red Barked Tree’, editado por su propio sello, también denominado Pink Flag.

De entrada el disco promete, arrancando bien con un tema de esos que te hacen mover un toque la cabeza y te generan una brisa de optimismo (‘Please Take’). Pero rápidamente deviene en un flat-line de sonido que cada tanto te tira un pulso en temas como ‘No Was’, ‘Two Minutes’ (el más rockero del disco y con un aire a Blur), ‘Clay’, ‘Bad Worn Thing’ y ‘A Flat Tent’ (el mejor tema del álbum), que resaltan por sobre el resto, pero resultan escasos y demasiado similares entre sí como para ser realmente memorables.

El resto de los tracks no son malos, pero resultan más atractivos individualmente que como parte del todo. Es ahí donde falla ‘Red Barked Tree’: no propone una estructura dinámica o que sorprenda. Los temas pasan, uno después del otro sin llegar a dejarnos algo que merezca ser tarareado mientras caminamos al laburo.

En rasgos generales es un buen disco. Suena bien, prolijo, sumamente profesional y podríamos llegar a disfrutarlo sonando de fondo en alguna situación que aún no terminamos de definir. Pero ni en sus momentos más altos termina de mostrar algún tipo de sustancia realmente atractiva.

Un disco que, sin llegar a ser trascendente, se deja escuchar.

6 de 10

Review by Jónatan Perez Gaudan.

 

Hace un buen rato que los británicos Wire vienen haciendo de las suyas. Desde sus comienzos allá por 1976, se han establecido como una banda de culto, y su influencia ha sido citada por artistas del calibre de R.E.M, Black Flag y Bloc Party, entre otros.

Si bien ‘Pink Flag’, el primer disco de la banda, tiene un delicioso sabor a punk rock, Wire fue evolucionando rápidamente hacia un sonido mucho más experimental y artie, cargado de sintetizadores y tonos oscuros. Poco más de treinta años después y con once discos en su catálogo, nos traen su doceavo lanzamiento, editado por su propio sello, también denominado Pink Flag : ‘Red Barked Tree’.

De entrada, el disco promete, arrancando bien con un tema de esos que te hacen mover un toque la cabeza y te tiran una brisa de optimismo (‘Please Take’). Pero rápidamente deviene en un flat-line de sonido que cada tanto demuestra un pulso en temas como ‘No Was’, ‘Two Minutes’ (el más rockero del disco y con un aire a Blur), ‘Clay’, ‘Bad Worn Thing’ y ‘A Flat Tent’ (el mejor tema del álbum), que resaltan por sobre el resto, pero resultan escasos y demasiado similares entre sí como para ser realmente memorables.

El resto de los tracks no son malos, pero resultan más atractivos individualmente que como parte del todo. Es ahí donde falla ‘Red Barked Tree’: no propone una estructura dinámica o que sorprenda. Los temas pasan, uno después del otro sin llegar a dejarnos algo que merezca ser tarareado mientras caminamos al laburo.

En rasgos generales es un buen disco. Suena bien, prolijo, sumamente profesional y podríamos llegar a disfrutarlo sonando de fondo en alguna situación que aún no terminamos de definir. Pero ni en sus momentos más altos termina de mostrar algún tipo de sustancia realmente atractiva.

Un disco que, sin llegar a ser trascendente, se deja escuchar.

6 de 10

Review by Jónatan Perez Gaudan.








%d bloggers like this: