Adele – ’21’

21 03 2011

Lanzamiento: 19 de Enero de 2011
Género: Pop / Soul
Sello: XL
Productor: Rick Rubin / Paul Epworth / Jim Abbiss / Fraser Smith / Ryan Tedder / Dan Wilson

21 es un número crucial.
Y si a eso le sumamos un viaje, tenemos como resultado una maduración musical inobjetable para cualquier detractor del factor tiempo.

Adele, la cantante neo soul del momento, patea el tablero desde el arranque con ‘Rolling in the Deep’ y levanta viruta con Rumour Has It’ cual ‘Les raboteurs de parquet’, aquel que luego morirá negligentemente en las típicas casas peronistas de Chicago.

Lejos de su Londres natal y en contraste a los arreglos en demasía, sumado a su característico despecho inocente con el amor, reflejado en su álbum debut, 19, encuentra en el sur de EE.UU. y de la mano de productores como el multiganador de Grammy, Rick Rubin (Red Hot Chilli Peppers, System Of A Down), Paul Epworth (Bloc Party, Primal Scream) y Ryan Tedder (Whitney Houston, Rihanna) una fuerza auténtica y desafiante, mamando del renombre y la diversidad de estilos (obviamente, entre ‘Chop Suey’ y ‘I Will Always Love You’ no existe solamente un Kevin Costner de por medio).

Crees que te vas a pasar todo el disco moviendo los piecitos dentro de la fusión lograda, con gran atino, del gospel, el blues, la música disco y chispas rockeras, pero llega la desazón al descubrir que se hunde en un pozo melancólico (‘All that I have is on the floor / God only knows what we’re fighting for’ ) a partir de ‘Turning Tables’, que nos recuerda más a su prototipo inicial.

Sin ser tan empalagosa, Adele sigue dándole letra y voz al amor frustrado, enfadado, ausente. Y no por eso deja de sorprender y cautivar con su voz rotunda.

Se destaca con una aceptable version de ‘Lovesong’ (The Cure) y se mete nuevamente en el bolsillo de los norteamericanos y compatriotas con la balada rompecorazones que faltaba (¿o sobraba?, a esta altura) ‘Someone Like You’, ubicándose en el puesto #1 de los charts de Irlanda y Reino Unido.

Más allá de que, al parecer, su destino es exitoso en la linealidad de lo popular, Adele ha demostrado lo valioso que resulta la experiencia, logrando quebrar el mainstream en destellos. Un importante avance en su carrera que seduce, dejándote la sensación de que puede ofrecer muchísimo más dentro de sus capacidades y el largo camino que aún le queda por recorrer.

6,5 de 10

Review by Furor de Antaño.





Charles Bradley – ‘No Time For Dreaming’

31 01 2011

Lanzamiento: 25 de Enero de 2011
Género: Soul
Sello: Daptone
Productor: Thomas Brenneck

Nacido a fines de los ‘40 en Gainesville, Florida, Charles Bradley nos regala, a sus sesenta y dos años, “No Time For Dreaming“, su disco debut.

Criado en las calles de Brooklyn, fue gracias a un programa estatal que pudo aprender un oficio: la cocina. Esto lo llevaría a Maine, donde comenzaría su aventura musical (sembrada años antes al presenciar un show de James Brown), formando una banda que se vería desmembrada por la guerra en Vietnam y lo marginaría a nueve años como cocinero de un manicomio.

Su vida se estancaría unos años más, siempre en el arte culinario, para culminar con otro revés de la vida, el despido tras diecisiete años de trabajo. Finalmente, con sus ahorros, decide volver a Brooklyn y las cosas comienzan a funcionar. Es la muerte de su hermano, víctima del disparo fatal de su sobrino, lo que le pondría otra pausa a su sueño.

Los males parecen finalizar y, tras otras idas y vueltas, Bradley, finalmente, lo logra: un gran disco para contar su historia.

Acompañada por la Menahan Street Band, que ejecuta una fantástica labor, la voz del mismo Bradley, esa voz que los años fueron curtiendo, se ve resaltada de manera soberbia haciéndose cargo de la narración, compuesta principalmente por él mismo.

El adelanto ‘The World (Is Going Up In Flames)’ fue recibido con sonrisas y entusiasmo y lo que vendría después no hizo más que confirmar la primera impresión. ‘The Telephone Song’, ‘I Believe in Your Love’ y ‘No Time for Dreaming’ tienen un feeling especial que un Bradley personal y sincero, le da a todo el álbum.
El lanzamiento se atreve a incluir dos tracks instrumentales: ‘Trouble In The Land’ y ‘Since Our Last Goodbye’, oportunos para que el espectador pueda sentir, por medio de la banda, lo que sucede.

La vida quiso que los sueños de Charles Bradley sean postergados una y otra vez. Consciente de esto, ‘No Time for Dreaming’ es una hermosa apuesta a todo o nada.

You did it Charles, you finally did it.

8,5 de 10

Review by Agustín Olaizola.





Amos Lee – ‘Mission Bell’

28 01 2011

Lanzamiento: 25 de Enero de 2011
Género: Folk / Soul
Sello: Blue Note
Productor: Joey Burns

Con 33 años, Amos Lee tiene todo para convertirse en un artista de culto. Su disco debut, allá por el 2005, contaba ya con el madrinazgo de Norah Jones y, al momento de largar ‘Supply & Demand’ un año más tarde, había compartido escenario con grandes como Bob Dylan o Elvis Costello. Por eso se espera tanto de él y por eso, también, él no decepciona; aunque su carrera parece no terminar de despegar nunca.

Siempre avanzando en base a un estilo propio, cruza de soul, folk y R&B, ‘Mission Bell‘ se estira un paso más allá de lo que este ex-profesor de primaria venía enseñando en sus trabajos anteriores.

El telón se abre con ‘El Camino‘, un tema que bien podría pertenecer a un repertorio póstumo de Johnny Cash y, en una sabia elección, también se cierra con el mismo tema, ésta vez versionado y acompañado por Willie Nelson, leyenda de la música country.

Ese perfeccionamiento vocal que lo hizo resaltar desde su primer trabajo se hace evidente en canciones como ‘Violin‘, ‘Windows Are Rolling Down‘ o ‘Hello Again‘, tema donde agrega otro condimento más a su ensalada musical, mostrando algunos ritmos latinos que no le sientan nada mal. ‘Flower‘ es, seguramente, el único tema con serias chances de ganarse un lugar entre las canciones veraniegas: parece hecho a medida, tiene ese feeling tan pegadizo del soul, y se lleva bien con la playa y el sol.

En conjunto, ‘Mission Bell‘ es como ese helado de agua que te resulta tan refrescante pero que se derrite enseguida y te deja con ganas de más. No porque sea corto, sino porque la versatilidad del señor Lee hace que los temas sean muy fluidos y el disco se acabe más rápidamente de lo que uno querría.

Quizás este nuevo trabajo tampoco le signifique el reconocimiento que merece, pero es un intento más que digno para un artista de presente incierto y futuro seguro.

8 de 10

Review by Gonzalo Rolón Morinelli.








%d bloggers like this: